DESARROLLAN PRODUCTOS CON VALOR AGREGADO EN BASE A TRIGO SARRACENO

 

 

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) junto con una empresa privada trabajan en el desarrollo de productos con valor agregado en base al trigo sarraceno, usado por naturistas y dietéticas para la elaboración de alimentos para celíacos.

Se trata del Centro de Cereales y Oleaginosas del (CyO) del instituto que colabora con la firma agropecuaria argentina Lipa-Hue, que comercializa bajo la marca Olienka.

El trigo sarraceno se caracteriza por su elevado valor nutritivo, conformado por proteínas, aminoácidos que no se encuentran en muchos cereales, hidratos de carbono, vitaminas –incluída la P, muy buena para el aparato circulatorio-; magnesio, potasio, fósforo y hierro,

Esta clase de cereal es muy popular en países de Europa del Este, como Rusia, Ucrania y Polonia; de Europa Central, como República Checa; y en China.

Se trata de un alimento que puede emplearse para todas las preparaciones hechas habitualmente en base a trigo, pero en este caso sin gluten: así, las personas con celiaquía podrían demandarlo en el país.

Miguel Potocnik, titular de Lipa-Hue, compañía con base en la ciudad bonaerense de Balcarce, identifica “tres nichos principales: uno que se explica por la cuestión étnica, otro relacionado a la alimentación saludable y, además, el que se compone de las personas celíacas”.

El acercamiento de Potocnik al Centro CyO, con sede en la localidad bonaerense de 9 de Julio, se dio por su interés en añadir valor e industrializar ese grano no tradicional en la Argentina.

Luego de realizar distintos ensayos y de obtener buenos resultados tras pelar el grano, molerlo en forma integral y pregelatinizarlo, en el INTI se obtuvieron diferentes harinas.

Durante 2016 la empresa produjo el cereal en forma tradicional, sembró 50 hectáreas de trigo sarraceno orgánico en la provincia de Entre Ríos y realizó partidas para introducir el producto en el mercado.

Además, con la asistencia del INTI, se han ensayado más de 15 toneladas de granos y se están indagando herramientas de financiamiento para la instalación de una planta industrial.

A su vez, el Centro mantiene diálogo con distintas áreas gubernamentales —Cancillería, la fundación Exportar y la dirección de Promoción de Exportaciones de la provincia de Buenos Aires— a fin de impulsar el posicionamiento del trigo sarraceno y sus derivados industriales en mercados internacionales.