El maíz se fortalece por la nieve en EE.UU. y por la incertidumbre local

 

En el mercado interno, el maíz muestra mucha más firmeza que la soja, lo que explica cierta correlación con la tendencia de Chicago

El atraso inicial en las siembras de soja y de maíz en el mid west estadounidense tuvo como correlato inmediato el atraso en la evolución de los cultivos y finalmente en un considerable atraso en el avance de la cosecha.

De alguna forma, el mercado de Chicago refleja esta situación y mantiene una tendencia sostenida a firme, no solamente en soja y maíz, sino también en el precio del trigo.

En la Argentina, los drivers del mercado pasan más por la situación económica y política que se vive en nuestro país. El valor del dólar mostró un salto sorpresivo luego de muchas semanas de calma, una vez conocido el índice de inflación del 5,9 por ciento para septiembre. Así, el nivel del dólar ha subido un nuevo escalón en su precio “piso”, y comienza a generar cada vez más incertidumbre entre los productores que aun disponen de buena parte de su producción sin vender.

El trigo 2019/20 muestra una gran recuperación en su producción a nivel mundial, con un aumento de 35 millones de toneladas. Se prevé una cosecha global de 765,23 millones de toneladas, casi al mismo nivel de dos años atrás y recuperando las pérdidas mundiales producidas en la cosecha 2018/19, cuando se recolectaron 730,5 millones de toneladas. Lo que hay que tener en cuenta es la tendencia creciente en el consumo mundial de trigo.

En esta campaña serán 755,11 millones de toneladas, en comparación con el consumo 2018/19 de 736,4 millones y de 741,78 millones de toneladas en 2017/18. La caída registrada en el consumo durante 2018/19 se debió al fuerte aumento registrado en el precio internacional del trigo y en el mercado ajustado por el lado de una menor demanda. En términos de análisis del mercado, y para ensayar una hipotética tendencia de los precios si consideramos la elevada tensión económica e incertidumbre interna que tendremos en plena cosecha de trigo, no veo probable que se repitan los precios del trigo que tuvimos a comienzos de 2019.

Y si tuviera que brindar una opinión objetiva, me inclino por sugerir la venta de trigo disponible cosechado en noviembre, sujeto a quién sea el presidente electo en las elecciones del 27 de octubre.

 

Variables

Siempre hablando de nuestro mercado interno, vemos que el maíz muestra mucha más firmeza que la soja, lo que explica cierta correlación entre la tendencia de Chicago. En el análisis del balance de oferta y demanda mundial de maíz, van tres años consecutivos en los que la producción y el consumo se consolidan en un nivel por encima de los 1.100 millones de toneladas.

Para el 2019/20 la producción mundial se proyecta en 1.104 millones de toneladas y consumo en 1.125 millones de toneladas. El mercado muestra una estructura alcista, y si a ello le agregamos la situación en Argentina, donde se está proyectando una caída en la superficie de siembra de maíz, le damos a este producto cierto potencial de suba para el mediano a largo plazo.

En el corto plazo seguirá influenciado en nuestro país la situación económica y política. Mientras tanto, si leemos bien el mercado de futuros vemos que la posición abril 2020 cotiza a 143 dólares la tonelada, contra un maíz disponible que cotiza a 135 dólares. Se trata de una prima de 8 dólares que está reflejando la firme demanda que se espera por maíz en la nueva cosecha.

El párrafo final es para la soja. El mercado tiene fuerte presión por las ventas de los productores, en un contexto de falta de crédito, financiamiento y la gran necesidad de cubrir compromisos por pago de insumos para la nueva cosecha.

 

Pablo Adreani