Leve tregua en la pelea de EE.UU. con China da firmeza a los precios

 

El precio futuro del trigo luce más bajo porque los mayores productores están recuperando fuerte sus cosechas.

El fin de semana pasado, durante la reunión del G-20 realizada en Osaka, Donald Trump y Xi Jinping mantuvieron su anunciada reunión bilateral.

Si bien el resultado del encuentro no fue suficiente para destrabar el conflicto comercial entre ambas potencias, un gesto de Trump sí lo fue para frenar la escalada y buscar encauzar las negociaciones.

Se trata del anuncio del anuncio de permitir a la empresa telefónica Huawei la compra de chips y minicomponentes a una de las principales empresas productoras de los Estados Unidos. Este gesto fue interpretado por el mercado como un comienzo de flexibilización de la política de Estados Unidos hacia China.

El primer impacto que mostró el mercado de Chicago fue una fuerte suba en todos los commodities: trigo, maíz y soja, incluyendo aceites y subproductos.

Aunque no fue el factor excluyente del impulso en Chicago, motivó un cambio de humor de los operadores y un disparador para las subas.

 

Mercado climático

Esto, mientras la atención se centra en la evolución de los cultivos en Estados Unidos y la condición y estado de los mismos.

La siembra de maíz ya se puede dar por concluida la siembra de maíz, con mucha menos superficie que la estimada inicialmente y con el recorte ya efectuado por el Usda de 34 millones de toneladas en la producción. En soja, ya se encuentra sembrado el 92 por ciento de la superficie total, contra el 99 por ciento como promedio de los últimos cinco años y el 100 por ciento a igual momento de la campaña anterior.

Además, la condición y estado de la soja ha desmejorado. Los cultivos en estado muy bueno totalizan el 47 por ciento; los excelentes, siete por ciento. Esto contrata con 2018 cuando los guarismos eran 55 por ciento y 16 por ciento, respectivamente.

Tanto en soja como en maíz, el combo del fuerte atraso en las siembras, la menor superficie sembrada y la peor condición de los cultivos, dejan abierto el análisis para enfrentar una de las peores cosechas en ese país.

El mercado sabe que la situación es muy delicada; algún pico de sequía durante el verano será otro factor que imprima presión alcista. Deben darse muy buenas condiciones durante los próximos 60 días para que la cosecha sea al menos regular, no excepcional. Cualquier traspié tendrá impacto positivo inmediato sobre los precios.

 

El futuro del trigo

En el plano local, el mercado de trigo sigue muy firme, con precios de referencia de 226 dólares la tonelada por cereal disponible sobre Buenos Aires, y 210 dólares sobre los puertos de Rosario. Con estos precios, el productor debería ser conservador y asegurarse una mejora en el margen bruto vendiendo a precios de mercado.

Mientras tanto, hay que ir observando el mercado 2020. Para enero, sobre Rosario, se avizora una tendencia sostenida a firme: el cierre del miércoles se ubicó a 173 dólares la tonelada. ¿Qué debe hacer el productor? En primer lugar, analizar el margen bruto con un rinde esperado razonable y ver el resultado neto, para ver si vende a ese precio.

Es clave no considerar el precio del trigo disponible de hoy para tomar decisiones de venta del cereal de la nueva campaña, en la que cambian las condiciones.

Los principales países exportadores que tuvieron serios problemas con su producción y en el 2018, como Australia, Europa y Rusia, este año están recuperando sus cosechas de manera significativa: se estima un aumento de la producción mundial de trigo de 50 millones de toneladas, con un lógico mayor saldo exportable.

En 2019 faltaba trigo en el mundo y muchos destinos vinieron a comprar a la Argentina. En el 2020, se termina la escasez y habrá abundancia del cereal a nivel mundial. Por este motivo, es difícil que el mercado de trigo nuevo equipare al precio que muestra este grano hoy. ¿Momento de vender trigo enero para estar cubierto de una potencial baja del mercado?

 

Fuente: LaVozdelinterior