Para el INTA, Francia siempre estuvo cerca

 

La renovación del convenio con Agropolis International permite avanzar en el desarrollo de alimentos funcionales y en futuras colaboraciones en áreas específicas de investigación.

 

Labintexok-300x200

 

Desde hace 4 años investigadores argentinos trabajan en el Labintex Europa, el primer laboratorio virtual del INTA ubicado en la ciudad de Montpellier –Francia- como parte de un acuerdo de cooperación con Agropolis

International. El objetivo es el desarrollo de investigaciones en temas de interés común.
Con la renovación del convenio de Labintex Europa, el instituto impulsará nuevas líneas de investigación para trabajar en calidad de socios con científicos del exterior y enfocarse en la identificación de problemas, amenazas, desafíos y oportunidades del sector agropecuario, agroalimentario y agroindustrial a escala mundial.
Desarrollos como un yogurt a base de maíz, con el agregado de fitoesteroles, es el resultado de uno de los proyectos destinado al agregado de valor en alimentos funcionales para prevenir las enfermedades asociadas al colesterol, las carencias en vitamina A y aportar antioxidantes y bacterias benéficas para la salud.
Los alimentos “están destinados a países africanos que demandan este tipo de productos y que tienen carencias nutricionales en su población”, destacó Alejandro Valeiro, coordinador del Laboratorio virtual del INTA en Europa.
A cargo del INTA y de la Unidad Mixta de Investigación (UMR) QualiSud, el diseño de alimentos funcionales a base de cereales fermentados representa una estrategia novedosa que se busca exportar como resultado de la calidad de la investigación de esta cooperación.
Los desarrollos alcanzados en la ciudad de las “ciencias agropecuarias” suman embutidos, diseñados junto a los franceses y sudafricanos, y un queso con fitoesteroles -contó con el apoyo del INTA Castelar- que ya se comercializa en el país.
Para Valeiro, estas investigaciones “nos acercan al principal nivel de investigación en el mundo”, dijo y agregó: “Son posibles porque los profesionales cuentan con acceso a la infraestructura de laboratorios que en Argentina son muy difíciles de conformar”.
Con la firma de la adenda con Agropolis, donde se reafirma el convenio firmado en 2012, se asegura la sustentabilidad presupuestaria y se profundiza la interacción de las redes y grupos de trabajo. Asimismo, ya se trabaja en la definición de nuevas líneas de investigación a ser priorizadas.
El presidente del INTA, Amadeo Nicora, y su par de Agropolis International, Bernard Hubert, al ratificar el acuerdo reconocen la “importancia que tiene este ambiente de trabajo, investigación y estudio para desarrollar tecnologías, no solo para Europa sino para la Argentina”, destacó Valeiro, quien acompañó a la delegación nacional que también integró el Director Nacional, Héctor Espina, y el Coordinador Nacional de Investigación y Desarrollo, Fernando Fernandez.
“El INTA aporta su conocimiento en la investigación de las problemáticas que nos interesan en el país”, expresó para subrayar: “Contamos con investigadores en distintas instituciones que trabajan con los equipos franceses y de otros países en distintos temas priorizados por la institución”.
En la actualidad, Agropolis International proporciona apoyo técnico, científico y logístico para la implementación de proyectos de investigación referidos a un observatorio de dinámicas territoriales, a cargo de Roberto Cittadini; herramientas para el diseño de nuevos alimentos que contienen ingredientes funcionales naturales, que lidera Adriana Descalzo; y plasticidad del desarrollo en respuesta al estrés ambiental: ¿Cuál es el papel de la familia de genes Snakin/GASA?, a cargo de Cecilia Vázquez Rovere.
En estos laboratorios virtuales definidos como “unidades sustentables” se radican de manera temporal profesionales del INTA que interactúan con instituciones francesas. El Labintex Europa posiciona a la Argentina junto con Brasil, como los únicos dos países latinoamericanos con presencia en Agropolis Internacional.

 

Profundizar la cooperación científica
El desarrollo de líneas de investigación del proyecto laboratorios virtuales en Europa actualmente cuenta con 3 proyectos que finalizan en 2017, a cargo de científicos dedicados principalmente al trabajo conjunto de proyectos con pares extranjeros y a la gestión de redes científicas.
La participación de los investigadores apunta al conocimiento de observatorios territoriales, sobre una metodología francesa de abordaje de la realidad de la producción agropecuaria a nivel local, y en biotecnología -junto a un equipo francés- se buscan genes de resistencia al estrés hídrico, es decir, a la falta de agua en los cultivos.
También, los desarrollos contemplan el diseño de alimentos funcionales y un nuevo estudio que aplica al conocimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero en la producción ganadera, como parte de los temas estratégicos seleccionados para el Labintex Europa del INTA.
En el marco de esta visita institucional se gestó el seminario denominado “Labintex Europa: 4 años de investigación agrícola en asociación entre la Argentina y Francia”, donde se revisó el trabajo de los investigadores argentinos en Montpellier. Actualmente en Europa se están formando en 15 universidades 21 profesionales.

Labintex es un complejo internacional de investigación y educación en ciencias agrícolas, cuyos inicios se remontan a 1986 y cuenta con 46 miembros, más de 2.300 científicos y alrededor de 5.000 estudiantes y pasantes.
La modalidad de laboratorio virtual cuenta –además del INTA- con la participación de las los 54 organismos internacionales que actualmente participan de la plataforma Agrópolis Internacional creada en 1986.

Foto gentileza de Inra-UMR LEPSE

 

Fuente: Inta